El mejor regalo sorpresa, una celebración en La Casa del Corral junto con todos los amigos y familiares.

Todos los asistentes tuvieron el horno de celebrar un aniversario sorpresa, donde se pudo preparar toda la decoración un día antes. El photocall no podía fallar, del mismo modo que las luces de colores de las discotecas de la época de los años 80.

La regla era que todos los invitados tenían que llevar complementos de los 80. Quien quiso, no solo llevaba complementos sino que también llevaban un vestido para la ocasión. Impresionante!

El catering se emplató en la sala de preparación. Bebida fresquita gracias al botellero disponible, así los comensales pudieron refrescarse con unas buenas cervezas. El postre no pudo fallar, una tarta decorada fue motivo de fotos.

GALERIA DEL EVENTO